Síguenos en Redes Sociales


                                                

Skagway, el jardín de Alaska.

“El lugar donde sopla el viento del norte”. Tan preciosa frase no es, ni más ni menos, que el significado generalmente aceptado de “Skagua”, nombre original dado por los nativos Tinglits a una de las ciudades más antiguas de Alaska.




Cuando el impresionante Star, de Norwegian Cruise Line (NCL), atracó en el pequeño puerto de Skagway más de 2000 pasajeros nos preparábamos para el abordaje pacífico, no de otro barco, sino de una localidad que no supera de forma permanente el millar de habitantes. Skagway, una de las ciudades más antiguas de Alaska, era el penúltimo destino de nuestro itinerario del crucero “Glaciares de Alaska” en el extremo norte del Pasaje Interior.

Fue William Moore el primer pionero extranjero establecido, allá por 1.887, y descubridor a la postre de la ruta del White Pass, camino del Klondine. Diez años más tarde su objetivo se cumplió. La llamada del oro descubierto atrajo al lugar a infinidad de aventureros de tal forma que, en octubre de 1.897, lo que era una aglomeración de tiendas de campaña paso a estructurarse como ciudad, con un excelente diseño de calles, tiendas, salones y casas de juego y una población de alrededor de 20.000 personas.


La ciudad se recorre andando, de forma plácida y tranquila. Sus únicas cuatro avenidas perpendiculares al puerto: Alaska st., Main st., State st., Brodway st. y Spring st., son atravesadas por otras 23 calles en el clásico y sencillo organigrama urbanístico americano. De la 1st. Ave. a la 23rd. Ave., se nos mostrarán amplias parcelas de terreno con casas construidas no más allá de dos pisos. En parte de sus avenidas principales es peculiar andar sobre sus aceras, completamente de madera como si todavía estuviésemos en el Oeste americano. Atravesando las vías del famoso White Pass Rail, del que escribiremos en otro artículo, puedes acceder en pocos minutos al Lago Dewey o, en dirección contraria, a la cascada del Lao Icy. Como decía en otro artículo, Alaska es naturaleza en estado vivo.



En Brodway Av., se localizan los más importantes establecimientos; muchos de ellos conservados desde sus orígenes. Las oficinas del White Pass & Yukon Route (1898), Washington Fruit Store (1899), Bowman Barber Shop (1897), Boss Bakery (1897), el Mondamin, el Pacific y el Golden North Hotel (1898) y, sobre todo junto con el Mascot, el famoso primer burdel de Skagway: el Red Onion Saloon. Allí, en su planta baja, solo se servía alcohol por las chicas, aún cuando en el piso superior ofrecían sus mejores favores en habitaciones privadas, previo pago de $5, preferiblemente en oro. Ahora es casi parada turística obligada donde puedes tomarte un “tentenpié”, café, cerveza o licor, servidas por las señoritas con sus típicos vestidos. Puedes subir al primer piso, ¡que no se preocupe tu pareja!, solo harás un pequeño recorrido turístico.


Son muchas los establecimientos donde poder hacer tus compras, aunque si hemos de recomendar mejor lo haríamos en Juneau o en Ketchikan. Sorpresa muy agradable fue el encontrarnos con una joven pareja que, por su forma de hablar, nos resultaba reconocible. ¡Españoles!, Sí, si, ¿y vosotros también, verdad?. Pues nada, a celebrarlo, los únicos cuatro españoles en Skagway no pueden desperdiciar la oportunidad de tomarse una cervecita; y es que…. estamos por todas partes. Después de este paseo compramos los tickets en M&M Tours, en la esquina de Spring St., para el famoso tren que nos condujera por Yukon Route, a través del White Pass, hasta alcanzar el Lago Bennet, ya en Canadá. Pero este será tema de un nuevo artículo, queridos ciudadanos; así que solo me resta, como siempre, desearos SALUD.  
Ver aquí, artículo original en Parada y Fonda de un viajero.
Otros artículos relacionados:
 

4 comentarios:

  1. .Ya lo creo que nos produjo alegría encontrarnos con españoles. Ellos no venían con nosotros en el barco ya que eramos los únicos dos españoles a bordo. Este pequeño pueblo nos transporto al siglo XIX en un abrir y cerrar de ojos. Nuestro barco no atracó jeje, simplemente "aparcó en medio de Skagway".que por cierto casi no vimos ningún coche. Allí nos esperaba el tren que nos llevaría al otro lado de la frontera. Todo un día bien aprovechado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros haciendo patria ante 2000 estadounidenses, canadienses y algún que otro mejicano.....Tranquila, Nuria! el post del tren esta cocinándose.... Muy pronto....apasionada comentarista...

      Eliminar
  2. Sin lugar a dudas, debe ser un lugar fantástico, algún día lo conoceremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengáis ninguna duda porque a nosotros no nos importaría repetir...

      Eliminar